hojas de plantas

Anteriormente os hemos dejado varias propuestas para disfrutar la naturaleza con niños. Una de esas propuestas era empezar una colección. Hemos visto que cromos, sellos, chapas, pins o canicas son objetos que casi todo el mundo ha coleccionado alguna vez, pero ¿sabías que en la naturaleza también puedes encontrar cosas que coleccionar? En este post te contamos algunas claves para comenzar una colección de hojas de plantas y árboles.

Lo primero que tendrás que realizar es salir a la naturaleza provisto de las herramientas necesarias para realizar la recolección de hojas, esto es, unas tijeras o una navaja. También deberás llevar bolsas o recipientes donde guardar las hojas hasta que comiences el siguiente proceso, el de secado. Además deberías llevar lápiz y papel para anotar los datos de la recogida de la hoja, como altitud, hábitat, fecha, localidad, etc. Esto servirá para etiquetar la hoja en la colección.

Para que las hojas se conserven por mucho tiempo hay que realizar un proceso de secado de estas. Para realizar este delicado proceso puedes ayudarte del papel de cocina o papel de periódico. La forma de proceder es dejar las hojas recolectadas entre las servilletas o papel de periódico durante unos días hasta que se sequen por completo. Una vez estén secas, podrás pegar las hojas en el cuaderno que hayas elegido para realizar la clasificación. A la colección de plantas secas y clasificadas se le denomina herbario.

 

coleccion hojas

En este herbario tendrás que colocar las hojas de los árboles y arbustos que previamente hayas cortado con unas tijeras de podar o recogido directamente del suelo. Una vez hayas recogido tu primera hoja es el momento de clasificarla. Tendrás que anotar en los pliegos del herbario junto a la hoja los datos de esta, como el nombre científico, la localidad de recogida, el hábitat, la fecha de recolección y el nombre del autor. También suele apuntarse el nombre de la familia a la que pertenece la hoja, el tamaño o el color.

Cuando hayas realizado tu herbario será la hora de conservarlo. Para llevar a cabo su conservación en condiciones óptimas será conveniente dejarlo en un lugar con humedad y bajas temperaturas para evitar la aparición de insectos, bacterias y mohos que puedan poner en peligro nuestro herbario. Es por ello que algunos herbarios destinados al estudio y la ampliación del conocimiento en este ámbito son trabajados con procesos químicos y de congelación, que a tal fin resultan muy efectivos.

Como has visto comenzar un herbario no resulta una tarea difícil y va a suponer pasar un rato agradable tanto a los más grandes como a los más pequeños. Es hora de que salgas a la naturaleza y comiences tu colección. ¿Te apuntas?

Paella en el campo

Seguro que alguna vez has deseado deleitarte con la mejor gastronomía de nuestro país mientras disfrutas de un merecido descanso lejos del estrés de la ciudad, así que, si en entradas anteriores de este blog os avanzábamos las claves para hacer la barbacoa perfecta, ahora ha llegado el momento de mostraros las claves para cocinar la mejor paella. Y lo mejor de todo es que podrás hacerlo en un entorno natural.

La paella es un plato tradicional originario de la Comunidad Valenciana que hoy en día está muy extendido por España y otros países. Su ingrediente principal es el arroz, que se cocina en una paellera junto con distintos ingredientes. Hay distintas clases de paella en función de los ingredientes con los que se cocine. Por ejemplo encontramos la paella andaluza, que comúnmente lleva carne, pescado y marisco, por lo que también se la denomina paella mixta. También encontramos la paella de carne, la paella negra, paella vegetariana y la clásica y más conocida en todo el mundo, la paella valenciana, que a continuación te mostramos cómo realizarla.

Paella en el campo

 

La paella valenciana tradicional contiene diez ingredientes básicos, que son pollo, conejo, judías verdes, garrofón, tomate, arroz, aceite de oliva, agua, azafrán y sal. Estos diez ingredientes son requisitos indispensables para que una paella pueda denominarse “valenciana” según el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Arroz de Valencia, pero también la encontramos con otros ingredientes como alcachofas, ajo, pimentón o romero.

Los ingredientes para una paella de cuatro o cinco personas son los siguientes:

  • 50 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • 500 gr. De arroz (Denominación de Origen Valencia)
  • 1 kg. De pollo troceado
  • ½ kg. De conejo
  • 350 gr. De judías verdes
  • 400 gr. Tomate natural de pera rayado
  • 15 hebras de azafrán
  • ½ cucharada de pimentón dulce
  • Agua, colorante, sal y limón

La preparación es la siguiente.

Vierte el aceite en la paellera y cuando esté caliente añade algo de sal para que la carne no salpique. Una vez hayas echado la sal añade la carne y sazónala hasta que quede dorada. Cuando la carne esté dorada añade la verdura, que tendrás que sofreír y sazonar hasta que incorpores el tomate, también a sofreír.

A un lado de la paellera añade el azafrán y remuévelo. Añade después el pimentón dulce y remuévelo enérgicamente para que no se queme. Una vez añadido el azafrán y el pimentón es hora de verter el agua. Tendrás que añadir agua aproximadamente hasta cubrir los remaches de las asas, y dejar cocer durante unos 25 minutos. Cuando la mezcla haya comenzado a hervir podrás añadir colorante al gusto.

Tras los 25 minutos de cocción es el momento de añadir el arroz. Repártelo bien por toda la paellera y déjalo cocer otros 20 minutos sin remover. Cuando haya pasado ese tiempo podrás retirar la paella del fuego. Déjala reposar unos minutos y sírvela para comer.

 

Paella

¡Seguro que te encanta!

Los días fríos han ido haciendo hueco a los cálidos y los termómetros vuelven a recobrar el pulso. La primavera ha llegado para quedarse, y eso indica que el buen tiempo ya está aquí. Esta época del año no es solo sinónimo de polen y alergias, también es la época más propicia para disfrutar de unos fantásticos planes en la naturaleza. Te ofrecemos 6 planes para estar en contacto con la naturaleza esta primavera, y asi poder exprimirla al máximo:

 

  1. Toma un baño natural

¿Alguna vez te has bañado en un río o un lago? Si no lo has hecho quizá sea el momento de planteártelo. La temperatura del agua ascenderá y darte un baño en una zona natural va a ser una actividad muy enriquecedora con la que además te vas a refrescar. Recuerda que si decides darte un baño has de hacerlo en zonas habilitadas para ello. ¡La seguridad es muy importante!

  1. Da un paseo

En bicicleta o a pie, un paseo por la naturaleza va a ser una gran experiencia que te va a permitir disfrutar del buen tiempo además de ser muy beneficioso para la salud. ¿No te convence? Quizá deberías saber que dar un paseo de treinta minutos te ayudará a dormir mejor, mejorará tu humor, reducirá tu estrés y te ayudará a mantenerte en forma. Si tienes una mascota seguro que estará encantada de pasear contigo.

 

  1. Realiza fotografías

La primavera significa color. Es la estación del año en la que  los días grises dejan paso a los verdes prados, los amaneceres y los ocasos, las flores de colores vivos y los almendros floreciendo. También el cielo se torna de un azul brillante más intenso. En la naturaleza vas a encontrar montones de paisajes que te asombrarán y querrás inmortalizar. La escena es perfecta para sacar al fotógrafo que llevas dentro y tomar un par de instantáneas para el recuerdo.

  1. Contempla la fauna

El clima que trae la primavera es el propicio para que germinen diferentes frutos, lo que proporciona alimento a los animales. Gracias a esa abundancia de comida los animales pueden mantener a sus crías, siendo esta época una en la que más se reproduce la fauna. En el entorno adecuado no te será difícil encontrar algún conejo, ciervo o incluso un águila.

 

  1. Come frutos de temporada

Seguro que has oído que comer frutas y verduras de temporada es bueno, pero, ¿sabes por qué? Desde un punto de vista ecológico, la fruta de temporada es más respetuosa con el medio ambiente, pero no solo eso, ya que cuando el producto se recoge en su punto óptimo de maduración, el alimento es más sabroso. La primavera es la temporada de frutas como las naranjas, las peras, las fresas o los limones, pero también de verduras como la coliflor, los espárragos y las lechugas.

¿Has probado a buscar espárragos trigueros? Una pista: en zonas secas y soleadas puedes encontrarlos en los bordes de caminos y senderos.

 

  1. Haz turismo rural

El turismo rural es una alternativa al turismo convencional que cuenta con múltiples beneficios. Es una opción que tendrás que tener en cuenta si lo que necesitas es cambiar de aire, dar un giro a tu estilo de vida y pasar un tiempo agradable con tu familia o amigos en un entorno más natural.

Esperamos que estas actividades te ayuden a estar un poco más en contacto con la naturaleza.

¡Márcalas en tu agenda y comienza a planear!